Problemas en la salud mental. Cuando el trabajo enferma

0

Publicado originalmente en Revista HSEC, en septiembre, 2014

El ritmo agitado de la vida actual, las proyecciones, la inestabilidad y las transformaciones en los empleos, son algunos de los factores que pueden afectar la salud mental de las personas. Este estado finalmente significa una merma en el desempeño de los trabajadores.

La salud mental no se reduce a la ausencia de trastornos mentales. Según la Organización Mundial de la Salud (2007), se trataría de un estado de bienestar en que las personas pueden llevar a cabo sus capacidades, haciendo frente a las tensiones normales de la vida cotidiana, trabajando productivamente y contribuyendo a la comunidad en que se vive y se desenvuelve.


Factores de riesgo para la salud mental laboral

Factores individuales, sociales y culturales, afectan la salud mental. Un componente relevante de esta, es la capacidad de cumplir adecuadamente los roles, incluida la capacidad de trabajar. Así, el trabajo se configura como fuente de salud, pero su pérdida o las condiciones en que se lleva a cabo, pueden dañar severamente la salud mental de los trabajadores.

En Chile, los problemas de salud mental tienen una alta prevalencia y se encuentran dentro de las primeras causas de ausentismo laboral. Los cambios que se han producido en las últimas décadas en el mundo del trabajo, han contribuido al aumento de éstos. La incertidumbre, la inestabilidad laboral, la incapacidad de establecer una proyección y planificación, y la rápida adaptación a las transformaciones en los empleos, son algunas de las consecuencias que han traído estos cambios en la vida de las personas. La emergencia de los riesgos relacionados con las nuevas modalidades de empleo y la reorganización del trabajo, han conllevado un incremento de las patologías mentales.

Los factores de riesgo psicosocial son entendidos como aquellas condiciones que se encuentran en una situación de trabajo, relacionadas con su organización, con la realización de tareas y con el entorno laboral, que pueden afectar negativamente la salud del trabajador y el desarrollo de su trabajo. Las altas demandas en cargas mentales y físicas de trabajo, la baja autonomía y poco control sobre el mismo, el bajo o nulo reconocimiento respecto a la energía invertida, y la existencia de violencia laboral, son factores de riesgo psicosocial que, al estar presentes, promueven la aparición de problemas en la salud mental de los trabajadores.

Es relevante considerar que la distribución desigual entre hombres y mujeres del trabajo doméstico y del asalariado, genera condiciones particulares de riesgo en las mujeres, quienes han ingresado al mercado laboral formal. Sin embargo, no se ha producido una reorganización de género del trabajo reproductivo, lo cual se traduce en una doble jornada laboral femenina, favoreciendo el menoscabo de la salud mental.


Representaciones físicas

Los efectos del trabajo sobre la salud mental de los trabajadores varían según la gravedad, tipo de problema y la disponibilidad de apoyo social. Según la Primera Encuesta Nacional de Empleo, Trabajo, Salud y Calidad de Vida de los Trabajadores y Trabajadoras en Chile (MINSAL, ENETS 2009- 2010), algunos de los síntomas más relevantes que los trabajadores asocian al trabajo son: dolores de cabeza, sensación permanente de cansancio, insomnio e irritabilidad. Otros efectos psicológicos posibles son insatisfacción, enlentecimiento de las capacidades cognitivas, síndrome de Burnout, desánimo, problemas en las relaciones sociales y abuso de sustancias.

Entre los años 2005 y 2007, hubo un aumento del 82% de licencias médicas relacionadas a “trastornos mentales y del comportamiento”, siendo la depresión, la ansiedad y el estrés las patologías más recurrentes. Respecto a la primera, es una de las enfermedades con mayor prevalencia a nivel mundial y con diversos niveles de gravedad. Así, puede incluir pérdida del interés en la mayoría de las actividades, falta de energía, insomnio, culpa, entre otros síntomas. En estados más graves, puede incluir ideación suicida y al acto suicida como tal.


Recomendaciones

Es necesario que las organizaciones den relevancia a la salud mental de sus trabajadores, promoviéndola a través de acciones que otorguen buenas condiciones de trabajo, en donde se respeten sus derechos básicos y se reduzcan los factores de riesgo psicosociales. Se recomiendan medidas como las siguientes:

  • Democratizar la toma de decisiones y promover la participación activa de los trabajadores.
  • Otorgar posibilidades reales de conciliación de la vida laboral con la personal.
  • Promover el respeto y prevenir situaciones de violencia y/o acoso en el lugar de trabajo.
  • Capacitar a los trabajadores.
  • Reconocimiento al trabajo y esfuerzo realizado por las personas que trabajan en la empresa.

Finalmente, es importante otorgar sentido al trabajo realizado para que el trabajador experimente su labor como propia, y reducir las tareas repetitivas y monótonas, con el fin de enriquecer el contenido del trabajo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar